Los depósitos grasos en el cuerpo tienen como objetivo reservar energía y proteger las prominencias oseas. Estos están distribuidos según un patrón que están geneticamente predeterminados. En general las mujeres hacen acúmulos grasos más periféricos; es decir que acumulan en la cadera y abdomen En el patrón androide, en los hombres, el depósito de grasa ocurre intrabdominalmente.

Los candidatos ideales para lipoescultura son aquellos que tienen estos acúmulos grasos periféricos. Deben contar con un adecuado tono de la piel pues de lo contrario la piel puede no adherirse adecuadamente. Si la piel se encuentra muy flacida secundaria a estrías es posible que requiera una lipectomia de la zona indicada.

La lipoescultura NO es un procedimiento para el manejo de la obesidad. Por el contrario debe estar asociado a cambios en los hábitos alimentarios y un programa de ejercicios para fortalecimiento y mejoría de la capacidad aeróbica.